Historia

CXVI ANIVERSARIO DE LA CÁMARA NACIONAL DE COMERCIO, SERVICIOS Y TURISMO DE MORELIA

Documentos que datan del año 4000 A.C. hallados en Mari, cerca de la antigua Mesopotamia (hoy Irak y parte de Irán y Siria), revelaron la existencia de una oficina palaciega que funcionaba como centro de negocios y de relaciones exteriores y que cumplía entre sus objetivos los de defender y promover los derechos de los comerciantes.

En esta época surgen las primeras “corporaciones” de artes y oficios, las cuales servían para convocar a todos aquellos que ejercían una misma actividad, organizaban ferias y mercados. Además, crearon los primeros mecanismos disciplinarios de regulación de productos.

Más tarde, en Italia, se reglamentó por primera vez el registro de comerciantes; además, se clasificaron las sociedades en dos categorías: colectivas y en comandita, con lo que surgió el negocio de los bancos y la letra comercial.

La primera Cámara de Comercio aparece en Francia, específicamente en Marsella. Su nombre surge del “recinto” CHAMBRE, donde se reunían los comerciantes y manufactureros para proteger sus derechos, promover sus productos y estimular las transacciones. Aquí empieza la historia de la entidad que a través del tiempo se ha ido transformando en numerosos sitios a nivel internacional.

Las Cámaras, surgidas en Francia, recogen la tradición de los gremios, pero actúan en un contexto económico diferente al de aquéllos, donde la economía de mercado permite la libre concurrencia y competencia.

El influjo de Europa continental sobre México y la presencia de cámaras de comercio extranjeras en nuestro país, dio origen a las cámaras mexicanas o nacionales, que a diferencia de las asociaciones empresariales, no trabajan por las empresas que las constituyen, sino por la actividad que representan, ya que las cámara de comercio agrupan a quienes participan en alguna actividad económica, para ser representados, promovidos y defendidos, perfeccionando las actividades económicas que realizan, no sólo para beneficio particular, sino para el bien común de toda la sociedad.

Los primeros intentos que se registraron en el sector empresarial moreliano para organizarse en defensa de sus intereses, se dieron después de la llegada del ferrocarril a la capital michoacana en septiembre de 1883. Con ello, concluyó una prolongada espera que se remontaba a dos décadas atrás, cuando las autoridades de la entidad, así como varios hombres de negocios michoacanos esbozaban ideas de proyectos para incorporar al espacio territorial dentro del sistema ferroviario. Sin embargo, ni con este acontecimiento se vio cristalizado aquel requerimiento. El inesperado cambio de la estación originalmente trazada, dio pie a que los vecinos de la ciudad, entre los que se encontraban sobre todo comerciantes, prestamistas hacendados e industriales que eran encabezados por Manuel Ma. Solórzano y Ramón Ramírez entre otros integrantes de la burguesía moreliana, se unieran para protestar ante el Ayuntamiento.

Fue hasta el 25 de abril de 1896 que los principales comerciantes, agricultores y dueños de trapiches residentes en Morelia, se reunieron con el fin de instalar en nuestra ciudad la Cámara de Comercio, nombrando a la primer mesa directiva, conformada por Ramón Ramírez como Presidente; Baltasar Izquierdo, Vicepresidente; José Vélez, Prosecretario; León Audiffred, Tesorero y Juan Basagoiti, Procurador; Antonio Bizet, Primer Vocal; Herculano Ibarrola, Segundo Vocal; Joaquín E. Osegurera, Tercer Vocal; Gabino Oseguera, Cuarto Vocal y Domingo Navarrete, Quinto Vocal.

Con la fundación de una Cámara de Comercio, hombres de negocios como Ramón Ramírez, Juan Basagoiti y Herculano Ibarrola entre otros, buscaron la solución a dos prioridades concernientes al desenvolvimiento de la industria, la agricultura, la minería y el comercio del estado. Por principio de cuentas institucionalizar, y organizar la actividad económica bajo un cuerpo colegiado integrado por empresarios, que desde su óptica vigilaran y normaran al accionar de sus homólogos en Morelia, y el resto de la entidad que se afiliaran a esta corporación; y en segundo lugar, tener una mayor presencia, participación y protección, como un grupo legalmente constituido, frente a las autoridades, particularmente en materia fiscal.

Al igual que ahora, desde 1896 la inconformidad de los comerciantes morelianos de aquella época se manifestaba alegando una baja sensible en las ventas, a la vez que elevaban sus protestas cuando casas mercantiles de otros estados y comerciantes ambulantes que llegaban a actuar en la Ciudad evadían la acción de dicha ley.

El capital con que inició sus labores la Cámara de Comercio de Morelia el 16 de Agosto de 1905 fue de $150.00, suma que se recabó entre los integrantes de la Junta Directiva, quienes aportaron cuotas que iban desde $5.00 hasta $50.00 pesos. A partir del mes de octubre la inscripción de socios fue progresivamente en aumento. El importe de inscripción fue de $2.00 pesos y la cuota mensual de $1.00.

En función a que dentro de los objetivos a alcanzar por la Cámara de Comercio figuraba la inserción del mayor número posible de socios que vinieran a reforzar su presencia institucional, entre agosto de 1905 y septiembre del año siguiente se afiliaron a la Cámara 111 comerciantes.

Conforme transcurrieron los años, la nómina de los socios de la Cámara Nacional de Comercio de Morelia se incrementó con la afiliación de hombres de negocios del interior de la entidad, que conjuntamente con sus homólogos y socios fundadores, cohesionaron al quehacer empresarial michoacano con el sistema nacional de instituciones de esa naturaleza. De esta forma fue como aquella corporación, persiguiendo en buena medida los intereses originales de su formación, pasó a denominarse en 1908 Cámara Nacional de Comercio de la ciudad de Morelia.

Durante más de 50 años (1944-2000), esta Institución contó con una Academia Técnica de Enseñanza Mercantil, de la cual egresaron numerosas generaciones de las especialidades que se ofrecían: Secretariado, Contabilidad Privada y Técnico en Mercadotecnia y Ventas.

En escritura pública # 3083, con fecha 31 de diciembre de 1957, de la Notaría N° 3 de la ciudad de Moreila, a cargo del Lic. Luis Tena Vélez, se hace constar el contrato de compra-venta de la casa marcado con el número 11, hoy 55, situada en la manzana Quince, del Cuartel Tercero, hoy Sector Revolución, antigua calle de El olivo, después Segunda de Guerrero, ahora 20 de Noviembre, asiento hasta la fecha de las instalaciones de la Cámara de Comercio de Morelia. Dicho contrato lo celebraron por una parte el Prof. Porfirio Martínez Morales, y por la otra, CANACO SERVyTUR Morelia, representada por los señores Luis Torres Villicaña (Presidente), Bernardo Pérez Aguilar (Secretario), y Antonio Salinas Hernández (Tesorero).

En el mes de Junio de 2004, el Antropólogo Lázaro Cárdenas Batel, gobernador constitucional del estado de Michoacán, instaló la Primera Piedra del Centro de Negocios de Michoacán, con sede en el complejo “Tres Marías”, que albergará en próximos meses, las nuevas oficinas de esta Cámara de Comercio, junto con otros organismos empresariales.

Durante sus 110 años de existencia, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Morelia se ha hecho acreedora a importantes reconocimientos en el ámbito no sólo regional, sino nacional e internacional; entre los logros obtenidos desde su fundación, destacan la distinción como “Cámara Hermana” otorgada por instituciones similares del vecino país del norte, como las Cámaras de Comercio de las ciudades de Pharr (Texas), Albuquerque (Nuevo México), y Fullerton (California). Así mismo se han mantenido relaciones con diversas instituciones educativas, entre las que destacan la asociación durante 10 años con la Universidad Estatal de California, Estados Unidos.

Cámara de Comercio de Morelia también ha participado en diversos foros tanto nacionales como internacionales, entre los que destacan la III Semana de Contaduría Pública en Michoacán (1987), la 1ª Feria Nacional de Turismo (1990), y la Convención Internacional de Ciudades Hermanas México-Estados Unidos (2000).

Finalmente, en 2001, Cámara de Comercio de Morelia, fue galardonada con el “Certificado a la calidad” que otorga la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, por la calidad en los servicios, asesorías y capacitación que ofrecemos a nuestros socios.

A más de un siglo de su fundación, y con una cartera de más de 30,000 agremiados, los que trabajamos en esta noble Institución refrendamos nuestro compromiso de seguir colaborando en el desarrollo del comercio, promoviendo la existencia de condiciones generales hacia el gremio, para que el sector sea productivo, competitivo, ético y eficiente.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.